Nuestra familia

Nuestra familia

Graciana y Eloisa
Degustación de cortes

VIDA Y ALMa es un proyecto artesanal iniciado por dos hermanas, Graciana y Eloisa, ambas ingenieras agrónomas y enólogas y descendientes de una familia de viñateros y bodegueros. Reflejo de la pasión de dos mujeres descendientes de una familia de hacedores de vinos genuinos de su terruño.

Nacido en 2006, año en el comenzamos a gestar este sueño, al mismo tiempo en que ambas dabamos vida a nuestros hijos. Decidimos llamar a nuestros vinos VIDA Y ALMa. Quisimos así elaborar, crear y cuidar en todos los detalles estos vinos con la misma pasión, dedicación y amor con que criamos a nuestros hijos.

Nuestro primer vino fue un Malbec 100% proveniente de nuestros viñedos de Altamira, famoso terroir del sur del Valle de Uno en Mendoza. Luego buscando un vino más complejo, nació Vida y Alma Gran Corte, que es un blend entre el Malbec frutado, suave y generoso y el complejo y noble Cabernet Sauvignon, ambos cultivados en el mismo terroir de Altamira.

Hoy, presentamos nuestro tercer vino, un 100% Cabernet Sauvignon, el cual realza el carácter extraordinario y la fineza de este varietal cultivado en los viñedos de altura al pie de la cordillera de los andes.

"Esta es nuestra historia, que comienza con nuestro bisabuelo productor de vinos que vino desde Italia y se instaló en Mendoza, luego nuestro abuelo y finalmente Julio nuestro padre quien nos enseñó el amor por la tierra y los vinos.

Una historia que buscamos continuar para recrear nuestros sueños a través de nuestros vinos.

Un tributo a nuestros padres y a nuestros hijos, dando vida a VIDa Y ALMA".